El Bache (Cuento)
Raúl Mamone

Juan, un tipo común, con una vida común, un pasado rockero y un presente mezcla rara de tango electrónico y de idealización de los tangueros de ayer, Troilo, Pugliese, Di Sarli, Darienzo, que lo tiene a maltraer; y es que está aprendiendo a bailar tango y entonces si va a una milonga tradicional, lo miran rarito por sus pilchas, pero se siente a gusto, y si va a una más informal no tanto. En todo eso estaba pensando cuando, esperando el colectivo 100 en la 9 de Julio, practicando los pasos que esa noche había aprendido, escuchó un chistido, miro para todos lados y nada, siguió con sus pasitos, que el ocho cortado, que aquella minita que lo tiene recopado y no le da ni bola, y entonces otro chistido, debo estar loco se dijo, siguió tarareando Bahía Blanca, Che flaco ¿me das bola? , y entonces como un dibujito animado, se dio cuenta que el bache que estaba frente a él le hablaba, se dijo tengo que tomar menos, pero sí, le hablaba y de pronto le mandó un discurso que no se esperaba.

“Sabés una cosa, que lindo es levantarse en mi ciudad y saber que por lo menos me tienen en cuenta, para algunos mas, para algunos menos, pero estoy. Y ¿como no voy a estar? si yo soy parte de Buenos Aires, en cualquier lugar, en cualquier esquina, me tapan hoy, mañana aparezco de nuevo, vi pasar un siglo de procesión.

Rumores, chamuyos, amores, me llenan de broncas, maleficios y otras yerbas, nadie puede negar que un rioba sin mi no sería el mismo.

Las noticias fresquitas recibo, igual que la lluvia, el aire, el sol, la melodía de un buen tangazo de Pugliese o la puteada de algún tachero.

Eso si, no sabes el cagazo que tengo cada vez que hay elecciones, los candidatos prometen siempre lo mismo “vamos a poner fin a los baches de nuestra querida ciudad” por desgracia o por suerte nunca cumplieron la promesas.

Salvo en la ilusión del flaco de la Bicicleta Blanca que dice: “el intendente en persona rellena los pozos de las calles”, un respiro para el duende soñador de la palabra.

Juan, escuchaba atento mientras la melodía de esa canción de Piazzola y Ferrer se le vino a la cabeza y la tarareó.

Un tropezón no es caída, continúa El Bache, y yo digo: presente muchachos a veces me agrando otras me achico para dejar contento a algún vecino criticón siempre y cuando no me quieran hacer desaparecer.

El otro día tuvieron un gesto, me festejaron el cumpleaños por todos estos años que estoy con ellos, y me emocione.

Porque yo fui, soy y seré toda una institución en este rioba que me vio nacer con el progreso, por eso no voy a permitir que se socave el buen nombre del bache.

Para algunos soy una molestia, para otros el cobijo placentero después de una noche de lluvia o el juego de aquellos niños que hoy ni recuerdo.

Hay gente que sin mi no podría vivir, con su vida a cuestas tampoco, pero ese es otro cuento. Ya que esta de moda el fraude, habría que privatizarlo. Asi quizás alguien más pueda comer en este mundo de ideas torcidas.

Poner un porcentaje de ese fraude para la salud, la educación, la cultura; implantarlo como salvador de la economía nacional, oficializarlo, bah!, mejor no me hagas caso! me estoy haciendo viejo. Miráme a mi, vivo gracias al fraude, ah, ¿no me crees? ¿sabés cuantas empresas vinieron a taparme? Pero como les conviene poner materiales baratos hago un poquito de fuerza y otra vez a la luz del sol y el aire de mí querida ciudad.

Me levante para hablar con vos, ya que te vi solito acá, ¿sabes una cosa a mi también me gusta el tango. Cuantos cantantes se pararon frente a mi y canturrearon sus tangos! ¡Si yo te contara! Por eso amigo mío, si alguna vez te encontrás conmigo, no dejes de saludarme. Y pensa que en el alma de cada barrio siempre habrá un bache.

Bueno, te dejo que me voy a dormir, no sea cosa que piensen que me rajé del laburo. Seguí con tus tanguitos, que yo siempre te estaré escuchando. Chau pibe, chau.

Justo en ese momento venia el colectivo, y Juan no sabia si lo había soñado o fue real, lo que si es cierto es que ya ningún bache le pasara desapercibido.

RAUL MAMONE
www.tangosurbarcelona.com
tangosurbarcelona@gmail.com
tel: 0034-678.371.278