Tango nuevo y tango tradicional: esencia, técnica y creatividad  

El llamado "tango tradicional", según un consenso general, posee características que definen su esencia.   Quizás la más evidente de estas características (y para muchos, sumamente difícil de lograr en el baile) sea el diálogo, o comunicación, o conexión, que debe lograrse, en primer lugar, en el abrazo.

Digo "en primer lugar", simplemente porque el abrazo es lo primero que se hace al comenzar a bailar con alguien.  Pero el abrazo no es el único lugar donde debe establecerse el diálogo.  La pareja de baile -cuando realmente lo es, aunque sea por unos momentos- es en realidad una multiplicidad de parejas de baile que funcionan al unísono y en una sola.  Por ejemplo: ¿cuántas veces oímos decir, o decimos, que "no abran las patas", que hay que bailar con las piernas cerradas o juntas?...  Bien: las piernas deben funcionar como una pareja de baile.  La relación que deben tener entre sí es equivalente a la del hombre y la mujer cuando arman un buen abrazo, y debe conservar y mostrar siempre -hagan lo que hagan: boleos, etc., o todo bien al piso- la intención de volver a juntarse, como si volvieran a armar un hermoso abrazo. Y eso da la imagen y la sensación corporal de "bailar con las piernas juntas" o "sin abrir las patas".

Algunas personas hacen esto naturalmente, lo llevan en el alma.  Otras, necesitan aprenderlo.  Y esto ocurre tanto con los milongueros como con los bailarines "modernos" o los de escenario; tanto con los jóvenes como con los de edad mayor.

En cuanto al llamado "tango nuevo" (que no es tan "nuevo", sino que tiene más o menos quince años, o algunos más si nos remontamos a las etapas preparatorias o de formación, y que en un tiempo fue llamado por algunos "estilo Cochabamba"), muchas veces se discute si es tango o no.

 En cuanto a si es tango o no, puedo asegurarte que en sus orígenes lo fue, y en muchos casos lo sigue siendo.  Un tango que se atreve a ciertas libertades de movimiento, pero que conserva lo esencial.

Lamentablemente, en otros casos, por falta de comprensión, por tomar sólo lo superficial, por exagerar aspectos pero sin el debido fundamento, por fallas en la enseñanza o por lo que fuere, surgieron ejemplos que están bastante lejos del tango, es decir, perdieron de vista lo esencial y se ocuparon solamente de los movimientos, y no siempre con la técnica correcta.

Pero existen valiosísimos ejemplos de bailarines que, llevando en el alma el tango más auténtico, lo expresan con un lenguaje de movimiento igualmente sentido y profundo pero enriquecido por momentos con una chispa de libertad que sin duda tuvieron también los grandes bailarines históricos.

Así, conceptos esenciales y definitorios del tango -como la comunicación de la pareja, la improvisación, la creatividad- están también en ciertas maneras de bailar que no son iguales al llamado "tango tradicional" pero que conservan de él lo fundamental.  Y ésa es su esencia.

Es un tema complejo, que quizás necesite más baile que palabras...  Pero vos y yo, y todos los tangueros de alma, sabemos bien lo que es TANGO.

Olga Besio
(Gran Maestra de Tango)